15 de abril de 2008

MIRANDO LAS ESTRELLAS: Juan Ramón Sánchez Guinot (1957-2008)


No me duele decirlo, la noticia me ha impresionado. Hoy he sabido del fallecimiento por un cáncer de pulmón fulminante del actor Juan Ramón Sánchez Guinot. Mal que le pesara, ha sido y será para siempre recordado por todos los que hoy rondamos la treintena como Chema, el panadero de Barrio Sésamo (1983-1987).

Estoy seguro que ya en la foto de arriba (de hace pocos años) su rostro les ha resultado familiar. No obstante, aunque marcado en toda una generación de telespectadores infantiles por aquel personaje, Juan Ramón siguió actuando y preparando obras para la sala de teatro madrileña Tribueñe, que el mismo fundó, hasta que la enfermedad no le permitió continuar. Con su última interpretación en El Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte entre los años 2005 y 2006, ganó el premio Valle Inclán de Teatro y durante su carrera también llegó a realizar incursiones cinematográficas, incluida una en Matador (1985) de Pedro Almodóvar.



Pese a todo, su público más fiel, el que fue niño durante la década de los 80 y que lo seguía entonces por la tele, al crecer fue el primero en desacreditarlo (como siempre ha sucedido, la madurez se sustenta en destrozar la infancia) y durante años se corrió el rumor de que había muerto yonqui (por la mítica coña de su actividad camuflada como camello en Barrio Sésamo, por la harina y todo eso). Finalmente su muerte ha sido muy distinta, pero lo que sí que sorprenderá a más de uno (aunque hoy por hoy creo que casi todo el mundo conoce este detalle) es que su viuda, la también actriz y dobladora Chelo Vivares, con la que compartió su vida desde los años 70, era la persona que daba vida al mítico Espinete en el programa. Y además fue ella quién animo a Juan Ramón a presentarse al casting del programa y a que aceptara el papel de Chema, que finalmente lo haría inmortal.



Así pues, hoy Espinete está más triste que nunca. Si ya hace años que lo echaron del barrio y, como pueden ver en el vídeo que les dejo más abajo, sus púas y la viveza de su color ya no son lo que eran, ahora se ha quedado sin su gran amigo, en realidad su compañero, su gran amor: Juan Ramón Sánchez, Chema para los amigos.

Si están por Madrid, no dejen de acudir a la sala Tribueñe donde estos días Chelo sigue interpretando la obra Por los ojos de Raquel Meyer en homenaje suyo, y no dejen tampoco de decirle lo mucho que significaron ambos para su infancia (miren sino cómo he salido yo gracias a ellos).

El tutubo que les dejo es de las navidades del 2006 y corresponde a la celebración de los 50 años de TVE con un Especial Infantil. En él se producía el reencuentro entre algunos de los personajes más míticos de aquel programa, lo que supuso al mismo tiempo la última vez que pudimos ver juntos, en su despedida realmente, a Espinete y Chema. A mí me emociona, lo digo en serio. Descanse en paz.


8 comentarios:

Kike dijo...

Que gran hombre. Descanse en paz.

Anónimo dijo...

Cuando era niño, vivía convencido de que uno de los callejones de mi pueblo desembocaba en el Barrio Sésamo. Nunca me adentré, creo que llevado por una cobardía que aún hoy me caracteriza.

Daniel Miñano Valero

El Guardián dijo...

Kike: ¡gracias por el comentario! Me hace ilusión recibirlos, ahora que estoy empezando, y saber que hay alguien ahí fuera. Y además, viniendo del Lord de uno de mis blogs favoritos, me siento más honrado aún.

Señor Valero: a mi de niño me pasaba todo lo contrario, buscaba y buscaba la manera de llegar a ese barrio donde los erizos rosas cuando te abrazaban no te pinchaban el corazón y donde Julián, cuando te vendía una bolsa de kicos, parecía que te estuviera perdonando la vida. ¡Ya podía haber vivido yo en su pueblo sabiendo que allí se encontraba la famosa entrada!
Aunque recordando las dosis de surrealismo del programa no me extraña tampoco su cobardía.

Rodi dijo...

Que gran pérdida. Menudos recuerdos me ha traido tu entrada. Yo también soy de esa generación que creció con "Barrio Sésamo", que tiempos aquellos...

Saludos.

El Guardián dijo...

Lo de "qué tiempos aquellos" siempre suele quedar como un tópico y además en nuestros días se está hablando mucho de que somos una generación (la de los que ahora rondamos los 30) de nostálgicos autocomplacientes; vamos, que no paramos de mirarnos el ombligo.
Es cierto que hay un boom nostálgico por la década de los 80, pero no es menos cierto que para mí, que era un niño entonces, aquella década fue ideal para crecer, al menos en España; y que Barrio Sésamo fue una de las claves en esa infancia rica y asombrosa.
Por eso estoy completamente de acuerdo con esa expresión de usted, señor Rodi, pese a que lo políticamente correcto hoy en día sea no usarla.
Ha sido una gran perdida, pero en mi caso también ha venido acompañada de una gran ganancia al verle aparecer a usted por mi pequeño blog.
Muchas gracias por su comentario y por su visita, espero que haya encontrado interesante lo que ha encontrado por aquí. Por supuesto, cualquier crítica o sugerencia será bienvenida. Ya sabe que para mí su blog es una referencia.

Caspian dijo...

Muchas gracias por tu estupendo blog, y en particular por esta entrada. A mi también me ha emocionado leerla.

La verdad es que si la generación que creció en aquellos años somos unos nostálgicos autocomplacientes, es porque, caramba, es verdad, había una libertad y una calidad en la tele, cine... inimaginables hoy en día... Te pones a pensar en aquellas películas cutres y maravillosas de ciencia ficción, terror o aventuras del videoclub, la tv con programas como La bola de cristal (¿es imaginable hoy en día un programa para chavales donde uno de los personajes tenga como grito de guerra "¡Viva el mal, viva el capital!" ?), Barrio Sésamo, El desván de la fantasía (qué bien dibujaba aquel artista con bigote, qué habrá sido de él...), de más mayorcitos La edad de Oro...

Caspian dijo...

Hoy en dia te pones a comparar y la verdad es para ponerse a llorar...

El Guardián dijo...

Hola Caspian y bienvenido por esta casa!

Es evidente que solo puedo refrendar al 100% tu comentario. Yo también estoy convencido de que un programa como "La bola de cristal" sería impensable en la televisión infantil de hoy en día (y mira que hay canales), aunque "El desván de la fantasía" que nombras no lo recuerdo. Eso sí, para programa infantil inimitable e irrepetible, "Planeta Imaginario".

Otra cosa, gracias por la pelota; lo de que el blog es estupendo y tal, jeje. Me he dado cuenta que en el tuyo también tienes una entrada de "Dungeonmaster" y que estamos bastante de acuerdo en el comentario. También veo que hace tiempo que no lo actualizas; anímate a hacerlo que está muy bien (aunque estoy yo bueno para dar ese tipo de consejos).

Gracias por comentar!